AESII reclama mayor difusión y atención a la realidad de los afectados de Síndrome de Intestino Irritable

Se estima que afecta aproximadamente a un 12% de la población, con mayor prevalencia en mujeres.

La asociación española de afectados de síndrome de intestino irritable (AESII) reclama, en el marco de la celebración del Día Nacional del Síndrome de Intestino Irritable (SII), una mayor difusión de la realidad de esta enfermedad, una mayor divulgación de los síntomas asociados al SII, el establecimiento de un protocolo de diagnóstico, formación a los profesionales sanitarios y apoyo a programas de investigación de nuevos tratamientos.

Con este objetivo, la asociación ha elaborado y presentado en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la Guía AESII 2014 (http://www.aesii.es/), que proporciona amplia información sobre qué es el SII, cómo se diagnostica actualmente, su prevalencia, los tratamientos actuales, cómo actuar ante el SII y una serie de pautas para convivir con la enfermedad.

Según ha señalado José Mª Bárcena, Secretario de AESII, “el SII está minusvalorado como enfermedad. Es una patología que tiene un impacto negativo en la calidad de vida de los pacientes comparable a otras enfermedades crónicas como el asma o la diabetes mellitus pero, a pesar de ello, no hay un protocolo claro de diagnóstico ni de actuación, no se conocen las causas y en ocasiones los pacientes tardan años en ser diagnosticados correctamente, resultando frustrante para ellos y sus familiares”. “Por ello hemos elaborado la Guía AESII 2014, que hemos compartido con representantes del Ministerio de Sanidad, con el objetivo de editarla conjuntamente y distribuirla a los centros de salud en toda España”, ha añadido.

El 30% de los problemas gastrointestinales referidos a las consultas de medicina general son SII, pero solo se diagnostican al 19% de los pacientes en su primera consulta. El diagnóstico del SII resulta complejo ya que no existen marcadores biológicos, por lo que se realiza fundamentalmente basándose en los síntomas que el paciente informa a su médico.

“En la mayoría de los casos los especialistas realizan el diagnóstico asociando una serie de síntomas a esta enfermedad. Por eso es muy importante que los pacientes conozcan los síntomas que caracterizan esta patología, principalmente el dolor y las molestias abdominales, la hinchazón y el estreñimiento, y así establecer el diagnóstico y tratamiento lo más rápidamente posible”, ha explicado el Dr. Fermín Mearín, Director del Servicio de Aparato Digestivo del Centro Médico Teknon, Barcelona.

Los síntomas del SII afectan muy negativamente a la calidad de vida
El SII es un trastorno funcional del intestino en el que se asocia dolor o molestia abdominal con alteraciones en el hábito intestinal. Los síntomas clave del SII son dolor abdominal y molestias recurrentes, además de una función intestinal alterada.

Es posible que los síntomas vayan y vengan, y pueden cambiar en el mismo paciente. A veces, el dolor puede ser tan intenso que se vuelve incapacitante y los pacientes no pueden realizar labores cotidianas. Además, en ocasiones, la diarrea crónica puede acarrear deshidratación y un desequilibrio electrolítico.
El SII no supone un riesgo para la vida y no implica una mayor probabilidad de padecer cáncer, sin embargo, tiene un impacto significativo en la salud, en la concentración, en la vitalidad, en las relaciones sociales personales y afectivas, en el aspecto físico y en la autoestima; impacto que a menudo se subestima, siendo en ocasiones peor que en pacientes con asma, migraña, diabetes mellitus e insuficiencia renal.

Aproximadamente un tercio de los pacientes con SII sufren el tipo de SII-E (SII con estreñimiento), siendo más predominante en mujeres, que además señalan que el estreñimiento es el trastorno principal. El SII-E se distingue del estreñimiento crónico por la presencia de dolor o molestia abdominal, presente al menos tres días al mes en los últimos tres meses y se caracteriza por tres síntomas principales: dolor abdominal, estreñimiento e hinchazón.

Actualmente no hay tratamientos curativos para los pacientes con SII ni para los afectados con SII-E. Se ha demostrado que los síntomas mejoran haciendo más ejercicio y evitando el estrés. Pero los medicamentos tradicionales que se utilizan (antiespasmódicos, antidepresivos, productos con fibra, laxantes) se suelen enfocar en el tratamiento de síntomas concretos y no deben utilizarse a largo plazo por sus posibles efectos secundarios. Además, los síntomas del SII varían de una persona a otra, e incluso cambian de un día para otro en el mismo paciente. Existen múltiples factores que pueden influir en la aparición y el empeoramiento de los síntomas, por lo que es importante poder disponer de tratamientos efectivos para aliviar los múltiples síntomas.

“Las personas que padecen el SII a menudo se sienten frustradas porque no logran controlar los síntomas asociados a la enfermedad, sobre todo teniendo en cuenta que éstos tienen un fuerte impacto en su calidad de vida y hacen que se sientan aislados y deprimidos y, a menudo, disconformes con su tratamiento. Por ello necesitamos tratamientos que nos permitan tratar los síntomas en su totalidad”, ha indicado el Dr. Fermín Mearín, Director del Servicio de Aparato Digestivo del Centro Médico Teknon, Barcelona

Pautas para convivir con el SII
La Guía AESII 2014 recoge unas pautas generalistas para ayudar a las personas que padecen SII a convivir con su enfermedad:

  • Consulta a un especialista en digestivo, nutrición y salud mental para obtener tu diagnóstico, dieta o tratamiento si tienes problemas de ansiedad, depresión, agorafobia o cualquier malestar psicológico.
  • Practica ejercicio físico con regularidad y siempre en la medida de tus posibilidades.
  • Comenta con tu entorno más inmediato qué te pasa y cómo te afecta.
  • No te sientas culpable si sufres una crisis o debes abandonar una actividad. Padeces una enfermedad crónica.
  • Cada persona es diferente, aprende de experiencias ajenas pero adáptalas a tus necesidades y posibilidades.
  • Tener SII no significa que todos los síntomas sean de ello. Consulta tu médico frente a nuevos síntomas o molestias duraderas.
  • Busca personas afines, socializa (ASÓCIATE), tómate un tiempo para tus cosas personales.
  • Sigue el tratamiento que te dé tu médico durante el tiempo que prescriba y no lo dejes de golpe o sin consultarlo.
  • Si no te sientes cómodo con tu médico puedes cambiar de facultativo, la relación médico paciente es fundamental en el SII.

Acerca de AESII
Es la primera asociación nacional española para afectados de síndrome de intestino irritable, surgida de la ampliación de AACICAT. Sus objetivos son apoyar, ayudar y transmitir toda la información administrativa, burocrática y sanitaria que encuentren y ponerla a disposición de socios y afectados en general. Uno de los objetivos básicos es la difusión de la realidad que rodea al SII y de las necesidades de quienes lo padecen, con el fin de reclamar todas aquellas acciones, normas, leyes y mecanismos que supongan una mejora en la calidad de vida.
(http://www.aesii.es/)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *